CELAGEM
Idioma: ES EN
Menu
Fertilidad y VIH
Fertilidad y VIH

Fertilidad
y VIH

Tratamiento en parejas con VIH serodiscordante


La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), es en la actualidad una epidemia universal cuyas principales vías de transmisión son la sexual y la perinatal (de madre a hijo durante un embarazo). Los avances en el tratamiento del VIH han permitido mejorar la calidad y expectativa de vida de los pacientes.

Cuando una pareja estable, con uno o ambos de sus miembros infectados, decide programar un embarazo, el médico de cabecera adquiere un rol trascendental: brindar información calificada para que la pareja pueda tomar decisiones adecuadas. En estos casos, la oposición entre sexo seguro y posibilidad de concepción hace que se planteen verdaderos desafíos para el equipo de salud. Las recomendaciones académicas y éticas en relación con tratamientos de fertilidad para estos pacientes no están bien definidas.

Desde los primeros años de identificado el VIH se conoce que el mismo está presente como virus libre e incorporado al pool de células de las secreciones genitales. Su presencia en estos fluidos es intermitente y no se relaciona con el estadio de la enfermedad o magnitud de la carga viral en el plasma (cantidad de virus de VIH circulante en la sangre). A pesar de que algunos reportes mencionan la presencia de partículas del VIH en el espermatozoide, no se ha establecido, hasta la fecha, evidencia concluyente que demuestre que esta célula pueda ser infectante.

A partir de 1989 comienzan a aparecer investigaciones médicas con experiencias de inseminación asistida en parejas discordantes (hombre infectado-mujer no infectada). Los procedimientos realizados, que consisten en centrifugados, lavados y procedimientos de separación por gradientes (Swim-up, Percoll, etc.), separan las células y virus libres de los espermatozoides.

Los equipos de ginecología con experiencia en reproducción asistida comenzaron a ofrecer a parejas discordantes: hombre HIV(+) y mujer HIV(-), esta opción terapéutica con resultados alentadores. Hasta el momento no se han reportado casos de infección en madres o niños sometidos a este procedimiento.

En la práctica asistencial los pacientes portadores de esta infección han planteado el asesoramiento en relación a posibilidades de procreación. Esta situación ha motivado la formación de equipos interdisciplinarios, compuestos por médicos clínicos, infectólogos especializados en infección por VIH y ginecólogos especialistas en Reproducción Asistida para brindar una alternativa apropiada que permitiera la posibilidad de concepción disminuyendo la posibilidad de infección.

En casos en donde la mujer se encuentra infectada con el virus y el hombre no, también existen posibilidades de tratamiento, pero previamente debe implementarse un tratamiento antiviral efectivo para disminuir a un mínimo la carga viral, ya que en estos casos el principal riesgo es la transmisión “vertical” (de madre a feto) durante el embarazo. Con los regímenes de tratamiento actuales, esa probabilidad es menor al 1%, por lo cual es posible, hoy en día, poder disfrutar de la maternidad, siempre que la madre esté perfectamente controlada y tratada previamente.

Cuando ambos miembros de la pareja están infectados, la recomendación actual de los infectólogos es seguir manteniendo relaciones sexuales protegidas ya que existe la posibilidad de que los miembros de la pareja estén infectados con distintos subtipos de virus de VIH. Por lo tanto, en muchos de estos casos, puede ser necesario recurrir a la Reproducción Asistida.


¡Programa ahora
tu primera consulta!
Programar consulta